Patronato logró un agónico empate en un partido caliente y a puro gol en el Grella

Un gol en contra y agónico de Ezequiel Unsain, le permitió a Patronato rescatar un punto ante Defensa y Justicia en un partido que tuvo de todo. Fue 3 a 3 este martes en el marco de la 17ª fecha de la Liga Profesional de Fútbol y con presencia de público, por segundo partido consecutivo, en el estadio Presbítero Bartolomé Grella. Allí, el Santo estuvo dos veces en ventaja, le revirtieron el resultado y hasta sufrió la expulsión de su técnico, Iván Delfino, por querer enfrentarse en el túnel a los vestuarios con el DT visitante, Sebastián Becaccece.

El resultado, de todos modos, no modifica la pobre campaña del equipo: hace 11 partidos que no gana (12 si se tiene en cuenta la derrota con Boca por penales en la Copa Argentina), se hunde en el penúltimo puesto de los promedios por el descenso y sigue cometiendo errores groseros que le impiden crecer en un campeonato que supo tenerlo al inicio como una de las sorpresas.

En el primer tiempo, Matías Ibáñez, de penal, abrió la cuenta a los 20 minutos de tiro penal; Francisco Pizzini lo empató a los 32; el uruguayo Junior Arias puso nuevamente en ventaja al Rojinegro a los 35; Nicolás Tripichio equilibró el marcador para la visita en el primer minuto adicional. Ya en el complemento, Carlos Rotondi puso arriba al conjunto de Varela a los 20’, y tras un tiro libre de Matías Palavecino que dio en el palo y luego en su espalda, Ezequiel Unsain estableció cifras definitivas a los 46.

Con este empate, Patronato llegó a los 16 puntos y en su próxima presentación visitará a Atlético Tucumán. En tanto que Defensa y Justicia quedó con 25 unidades, con las ganas de ubicarse al menos momentáneamente en el tercer puesto junto a Boca y Lanús. Su siguiente adversario será Platense.

Un primer tiempo y con muchas emociones

Patronato y Defensa y Justicia tuvieron un inicio parejo y con imprecisiones. Sin embargo, la presión desde tres cuartos de cancha le permitió al anfitrión recuperar lejos de Ibáñez y ser directo para atacar, sobre todo por el sector derecho con Gudiño.

A los siete minutos, el equipo de Iván Delfino generó una buena jugada por la derecha que terminó con un gol anulado a Junior Arias por clara posición adelantada. Dos minutos después, Unsain le tapó un remate de media distancia a Gudiño. Como respuesta, Bou envió un centro para Merentiel pero Ibáñez mandó al córner con un manotazo.

A los 18, Loaíza le cometió penal a Pardo después de un contragolpe encabezado por Gudiño. Ibáñez se hizo cargo y lo ejecutó con solvencia, a la derecha del entrerriano Unsain que se arrojó al otro lado. En otra contra, Patrón pudo haber estirado la ventaja con un disparo de Arias que controló bien el oriundo de Alcaraz.

La visita apuró el trámite y en dos tiros libres buscó jugar rápido para sorprender a la defensa Rojinegra. Y lo consiguió, porque luego de una falta de Vázquez movió rápidamente la pelota para ubicar dentro del área a Pizzini, que apareció por el segundo palo para empalmar la pelota y empatar a los 31.

Sin embargo, el cuadro entrerriano no tardó en recuperar la ventaja. Una salida fallida fue capitalizada por Junior Arias, a los 36, que enganchó para la zurda y definió al primer palo con un tiro bajo para el 2 a 0.

A los 42, Gudiño le sirvió el gol a Sosa Sánchez con un centro medido pero la pelota terminó en las manos del arquero. Y cuando parecía que el primer tiempo se cerraba con el local arriba en el marcador, el Halcón volvió a empardar. En el primer minuto de adición, Tripichio apareció por el segundo palo para definir ante Ibáñez: 2 a 2.

El final fue caliente porque Becaccece gritó el gol hacia el banco de Patronato y Delfino lo increpó llegando al túnel de los vestuarios y hasta llegó a tomarlo del cuello desde atrás. Ninguno de los DT pudo salir al segundo tiempo porque se fueron expulsados.

Un flojo Patronato en el complemento

El Halcón de Florencio Varela se adueñó de la pelota y manejó los tiempos del complemento ante un rival que fue una sombra respecto del primer período. A los 13, Merentiel se iba solo contra Ibáñez pero Magallanes lo bajó en la puerta del área y recibió la amarilla (no fue expulsado porque llegaba Benítez a la par).

A los 18, por fin Kruspzky encontró en el área a Sosa Sánchez pero el cabezazo del uruguayo se fue por arriba del travesaño. Pero dos minutos más tarde, un pelotazo desde la defensa ubicó a Rotondi, que le ganó a una floja respuesta de Geminiani y Magallanes, y colocó la pelota al segundo palo para el 3 a 2.

El nerviosismo local se tradujo en imprecisiones e infracciones. A los 32, un despeje corto de Magallanes le cayó al concordiense Walter Bou, que definió desviado. En la siguiente, Pizzini tampoco tuvo éxito.

Con los cambios, Delfino (desde arriba del techo de la platea preferencial) buscó darle algo de juego a un equipo que ya no fue el mismo: sumó gente en ataque, a pesar de no tener un conductor definido, y cargó contra el área visitante. A los 35, Gudiño sacudió el travesaño con un disparo de media distancia y cuando se jugaban 41, le anularon un gol a Sosa Sánchez por posición adelantada.

Y cuando parecía que el local se quedaba nuevamente con las manos vacías, apareció un tiro libre del ingresado Palavecino que dio en el primer palo y Unsain, con un rebote involuntario en su espalda, le dio el 3 a 3 final para el equipo paranaense. Fue un pequeño alivio en medio de un partido caliente que volvió a desnudar errores graves que pesan en un promedio cada vez más flaco. Tucumán, el Jardín de la República, será el próximo destino para un Patronato que necesita reencontrarse imperiosamente con un triunfo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.